Cómo cambiar la llave de paso del agua

Lo primero que queremos saber es por qué tenemos que cambiar la antigua llave de paso de agua del domicilio o para qué cambiarla si aún funciona…

De repente, un día tienes una emergencia de algún tipo y necesitas cortar el agua en casa como sea, entonces descubres que la llave de paso está rota o parece atascada y no consigues moverla. El mundo se detiene para ti en ese momento porque puedes ver lo que te va a cobrar el fontanero de urgencia. ¡Además es domingo!

La llave de paso de agua pasa totalmente desapercibida en un hogar y sin que nos demos cuenta la cal deposita con los años impide que se pueda mover y las gomas de cierre se estropean o se cristaliza.

Y el día que necesitas cortar el agua no puedes… Por la llave de paso.

Pasos para sustituir tu llave de paso por otra

En primer lugar hay que distinguir dos clases de llaves de paso:

– La que puedes sustituir tú mismo: Basta con poner una pieza de cierre nueva.

– La que no puedes sustituir solo: Se desmonta la llave de paso porque hay que poner una nueva, lo cual supone agujerear la pared y volver a taparlo, cortas tubos y soldar la nueva llave. Se requiere la intervención de un técnico cualificado.

  1. Como siempre para que no salga agua al sacar la llave de paso, lo primero es cortar el agua.
  2. De inmediato, para que baje la presión hay que dejar el grifo abierto.
  3. El tornillo que sujeta la maneta o embellecedor de la llave hay que soltarlo, suele estar bajo un plástico rojo o azul (según sea agua caliente o fría). La verdadera pieza que abre y cierra el agua es de latón y está debajo de la maneta.
  4. Si dicha pieza tiene una acanaladura plana donde ajustar la llave inglesa podemos desinstalar nosotros dicha llave, sino hay que ir a un profesional como ya hemos indicado. Coge la llave inglesa adecuada a su tamaño y gira en el sentido contrario a las agujas del reloj hasta desenroscarla. Manéjala con cuidado ya que dicha pieza si tiene óxido o te cuesta sacarla porque está bloqueada no puedes forzarla porque romperla dentro de la pared te complicaría la vida.
  5. Si las quitas sin más, para evitar que caiga agua por la abertura de la llave, lo mejor es tener un tapón macho de tamaño adecuado (media pulgada, generalmente). Si tienes abierto el grifo el agua que salga en ese momento irá directa a la grifería y no al hueco que se ha creado al sacar la llave.
  6. Ahora ve a la tienda y compra una llave exactamente igual a la que acabas de sacar. Recuerda llevar la llave para que sepas cuál te tienen que dar.
  7. Con la llave nueva ya no queda nada. Gira la llave hasta que quede colocada de nuevo, pon la maneta y la junta para evitar escapes.
  8. Por supuesto, en cuanto lo coloques todo no olvides girar la llave para ver que funciona correctamente y que vuelves a tener agua en casa.

¿Lo hago yo o mejor llamo a un técnico?

Si se te da bien el bricolaje, puedes hacerlo tú mismo. En caso contrario no dudes en llamar a un profesional que tenga experiencia porque pueden surgir muchos imprevistos durante la el proceso y es mejor que lo haga un experto.

Para asegurarte de que cuenta con las herramientas precisas y que tiene experiencia, lo mejor es contratar a un profesional que esté dado de alta. En muy poco tiempo y por un módico precio sustituirá la llave de paso por otra nueva.

Si quieres una chapuza, adelante, llama al amigo de un amigo que se dedica a hacer arreglillos y cuando pasen más de cuatro horas y no haya avanzado nada verás que estás perdiendo tiempo y dinero. Más si te sale más caro porque te toca pagar la pieza que ha roto o la inundación del suelo del baño…

Puedes contratar a un fontanero profesional o dejarlo en manos de una empresa especializada en el sector así no pierdes el tiempo (y el dinero) y te evitas complicaciones innecesarias simplemente pagando un poco más, pero estando seguro de que tratas con profesionales cualificados.

En definitiva, si eres un manitas y te encanta hacer las cosas por ti mismo no dudes en lanzarte a la aventura de cambiar la llave de paso del agua, pero si lo que quieres es estar seguro de que se hace en poco tiempo y de la manera correcta no dudes en llamar a un técnico cualificado que estará encantando de hacer dicha sustitución por un precio muy razonable. Por tanto es preferible contratar a un fontanero que tiene todos los papeles y gran experiencia, aunque cueste un poco más, y en menos de una hora tienes la llave cambiada.